viernes, 18 de junio de 2010

La evaluación de la conducta violenta (Escalas)

Continuamos con la serie que iniciamos sobre la evaluación de la conducta violenta fijándonos ahora en las principales escalas que se utilizan para tal fin:


Cuestionario de Variables Dependientes del Maltrato (versión para el maltratador) (Echebarúa y Fernandez Montalvo, 1997).

Publicada en E. Echebarrúa y P. del Corral (1998).

Inventario de Pensamientos Distorsionados sobre la Mujer y sobre el Uso de la Violencia. (Echebarrúa y Fernandez Montalvo, 1997).

Publicada en E. Echebarrúa y P. del Corral (1998).

PCL-R Psychopatology Cheklist de Hare.

Esta escala se basa en el constructo de psicopatología de Cleckey (1976). Esta escala fue elaborada a partir de una escala de internos convictos, se ordeno a cada recluso a lo largo de una escala de 7 puntos de acuerdo el grado en que su personalidad y comportamiento se ajustaba a los criterios citados. La PCL-R contiene 20 items (puntúan cada uno 0, 1 o 2, dependiendo de su aplicabilidad al individuo en cuestión); una puntuación igual o mayor de 30 es suficiente para el diagnostico, esta puntuación se consigue a través de entrevista semiestructurada con el individuo, una revisión del historial del caso, entrevistas con familiares o personas allegadas y observación de su comportamiento.
Es la escala por excelencia en el diagnostico de la psicopatía basada en criterios. Se trata de una escala de comprobación diseñada por Robert Hare en el curso de sus investigaciones con personalidades psicopáticas.
La teoría de Hare sobre psicopatía se basa en su formulación en la aproximación intuitivo-clínica de Cleckey de 1976, y en lo esencial los criterios descriptivos se atienen a los propuestos por este último autor.
Hasta donde se conoce, al margen de que la teoría subyacente sea más o menos acertada -en su buena medida biológica-, lo que es cierto es que la escala Hare se considera actualmente como el sistema más potente de detección de la psicopatía.
De la misma forma, este sistema de evaluación es capaz de clasificar con fiabilidad el aspecto más importante en cuanto a tratamiento de presos desde el punto de vista forense y penitenciario, la reincidencia, con tasas informadas por Hare del 80% a los cinco años para sujetos clasificados como psicópatas a través de la PCL-R.
La escala PCL-R ha sido recientemente baremada para la población española por el Dr. Rafael Torrubia y otros, de la Universidad de Barcelona.
En lo esencial, la versión española coincide con la americana y canadiense, como era previsible, dado que en diversos estudios transculturales anteriores se había probado de antemano la validez transcultural para poblaciones del ámbito occidental.
En cuanto a la población femenina, aunque la escala PCL-R resulta valida en la detección de la psicopatía, no existe una igual evidencia en cuanto a previsión de la conducta violenta durante la vida adulta en mujeres, probablemente porque factores culturales y fisiológicos se encuentran en la base de la expresión de la violencia femenina dentro de coordenadas no explicitadas en la escala. Al respecto ver Sanmartin, J. (2000), en su trabajo sobre asesinos/as en serie.
La escala Hare, PCL-R, esta diseñada para la población mayor de edad, a partir de los 18 años.
Sin embargo como señala el propio Hare (2000), la psicopatía se manifiesta mucho antes, durante la adolescencia, y puede ser diagnosticada con la versión para adolescentes entre los 12 y 18 años, mediante la adaptación para la población juvenil, la llamada PCL: YV.
Esta versión por desgracia no se encuentra disponible en castellano, encontrándose en prensa en ingles.
En cuanto a la aplicación practica de la PCL-R, como ya hemos adelantado, se trata de una escala de comprobación. Los items se encuentran extensamente descritos uno por uno en la propia escala, y se trata de que un evaluador, con el suficiente conocimiento de la teoria y de la escala, recoja la información necesaria para saber si una persona cumple un determinado criterio de la escala, y en que grado lo cumple.
De forma complementaria la escala incluye también un guión sobre todas las áreas del relevantes que debe de incluir la entrevista a realizar.
Según Hare (1999, 2000), los síntomas psicopáticos no aparecen en la juventud sin que hayan aparecido rasgos anteriores durante la adolescencia.
En efecto la escala PCL: YV ya ha demostrado su valor predictivo en cuanto reincidencia de jóvenes delincuentes e un estudio longitudinal de 10 años, a cargo de Gretton (1998), citado en Hare (2000).
La PCL-R contribuía sustancialmente a predecir la reincidencia, incluso teniendo en cuenta otras variables como factores sociodemográficos y antecedentes delictivos.
En linea con la teoria actual de Hare, los antecedentes violentos no tenian ninguna relación con la violencia posterior, ni en los sujetos clasificados como psicópatas ni en los no psicópatas.
La importancia de la detección precoz de la psicopatía se hace evidente a traves de estudios americanos y europeos.
Se han informado tasas cuatro veces superiores de reincidencia en crímenes violentos para psicópatas cercanos a la edad adulta previamente detectados, tras su puesta en libertad, que para el resto de los delincuentes juveniles (Forth, 1995, citado por Hare, 2000).
Idénticos resultados se obtuvieron para un estudio de jóvenes delincuentes con la PCL-R traducida al francés, y para una muestra diferente de jóvenes afroamericanos (Hare, 2000).
De nuevo aparece aquí la validez del constructo transcultural de la escala.
En estudio sobre delincuentes sexuales adolescentes y adultos con la PCL-R se han obtenido tambien resultados interesantes.
La combinación, tanto en adultos como en adolescentes, de una alta puntuación en la PCL-R y conducta sexual desviada está directamente relacionada con reincidencia en conducta violenta en general en los jóvenes, hasta el 90%, mientras en los adultos, la relación entre conducta sexual desviada, violencia sexual y psicopatía está demostrada.
De todas formas es difícil sacar conclusiones claras, en cuanto a los delincuentes, en general, son menos detenidos por delitos sexuales que por otros delitos.
Ademas, en el caso de los psicópatas, muchos de ellos se caracterizan por su versatilidad criminal.

Protocolo forense Madrid 2002 (Vazquez B., Ruiz M P., Casado, A. y Romero R.M)

Protocolo para la recogida de datos sobre el abuso sexual a los menores. Se encuentra publicado en el libro "Abuso infantil, evaluación de la credibilidad del testimonio, estudio de 100 casos" (Vazquez, B. (coord.), 2004).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada